LA ÚNICA CERTEZA

Vivimos rápido. ¡Tan rápido que no saboreamos los días! Tan rápido que no valoramos lo que tenemos, lo que nos rodea, a quienes tenemos a nuestro lado …. sin mirarnos.

                Vivimos muy rápido, muchas veces centrados en el momento que va a venir, en vez de el momento en el que estamos; centrados en lo que dirán de nosotros, en vez de en lo que somos.

                Tan rápido que nos perdemos en las minucias, y pensamos que cada día es una batalla que lidiar.

¿cuánto hace que no te sientas a ver amanecer?

¿cuánto hace que no cantas una canción en el coche?

¿cuánto hace que no te dedicas un tiempo para ti?

                Sí, vivimos rápido, consumiendo días sin disfrutarlos, consumiendo día sin valorar las relaciones, los actos que realizamos. Focalizamos en las rutinas, en los problemas que creemos irresolubles, pero…

¿sabes cuál es el único problema irresoluble? ¿sabes cuál es la única certeza, la gran verdad que nos acompaña desde que nacemos?

QUE NOS VAMOS A MORIR….SI, SI….TU TAMBIÉN,

Y todos tus seres queridos, y no queridos, lejanos o cercanos, TODOS y teniendo esta certeza como la única verdad de la que disponemos en nuestra vida desde que tenemos consciencia del ciclo de vida…

¿crees que vale la pena vivir tan deprisa?

 ¿crees que lo importante es que centres tu atención en conflictos o problemas que no están dentro de tu área de control?

Te invito a vivas cada día como el último, ya sé que te lo dije en una entrada anterior, pero me gustaría que lo fijaras en tu memoria, en tu filosofía de vida. Vivir como si fuera tu último día no significa hacer locuras, dejarlo todo, y ser insensato; significa que te tomes las cosas como vienen, solucionando lo que está a tu alcance y soltando lo que no lo está; permitiéndote parar y sentir el aire en la cara, el sonido del mar o del viento, disfrutar de tu familia, amigos; no tomarte las cosas tan en serio que te resten tu vitalidad, humor o energía y todo aquello que consideres que quieres hacer o sentir antes de ese último momento.

Y ahora dime…¿te lo vas a permitir?

Si te gusta, házmelo saber y compártelo.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s